Aumenta tu productividad con cloud computing o computación en la nube

Thady Carabaño Apps Leave a Comment

La inversión que los negocios hacen en hardware y software ha cambiado con la computación en la nube o cloud computing. Las empresas –sean pequeñas, medianas, incluso grandes- enfocan los recursos en sus procesos claves, mientras que el soporte tecnológico están quedando en la nube.

Amazon, Microsoft y Google están compitiendo por ser líderes en la nube. Aunque Microsoft era el dueño absoluto de las aplicaciones para oficinas, Google ha ganado terreno. Pero no son los únicos. Correo electrónico, espacios de trabajo, comunicación directa, almacenamiento, gestión de ventas o nómina, análisis de datos, para todos los procesos hay una solución en el cloud computing.

La computación en la nube ha inspirado a muchas empresas de tecnologías para ofrecer todo tipo de servicios. La mayoría tienen una versión gratuita y distintos planes según las necesidades que enamoran a emprendedores y negocios pequeños o grandes; que hacen que la gestión empresarial sea cada vez más productiva.

¿Cómo aprovechar el cloud computing?

La computación en la nube no solo forma parte de una transformación digital, sino también están cambiando el mundo de los negocios, ya que garantiza el acceso y uso de recursos de computación a demanda, que pueden ser configurados y administrados con suma facilidad.

Las soluciones en la nube se presentan en cuatro modelos: nube pública, nube privada, nube híbrida o nube comunitaria. En la nube pública, el objetivo de la mayoría de los proveedores es ofrecer la máxima escalabilidad, lo que limita a los clientes a la hora de adaptar la oferta a los procesos propios de su negocio, puesto que no tienen acceso al código del programa.

En la nube privada, las empresas se benefician de las bondades de la nube, con un firewall corporativo o personalizado según cada negocio. La nube privada puede ser manejada internamente por la empresa o por un proveedor externo.

Sin embargo, no se tiene la certeza de cuál es el nivel de innovación que se pueden esperar de la nube privada, ni si los beneficios serán efectivamente tan atractivos como los de la nube pública.

De ahí a que muchos prefieran optar por una nube híbrida. Una mezcla de nube pública y privada, que permite que las empresas obtengan servicios de cloud computing confiables, flexibles y de alta calidad. Según el estudio “State of The Cloud”, de Rightscale, 82% de las empresas que tienen servicios en la nube usan la versión híbrida.

Ventajas de la computación en la nube

  • Acceso a tecnología a bajo costo. Una pyme puede racionalizar su inversión en hardware o software para llevar su gestión comercial, al contratar servicios en la nube acordes a sus necesidades y pagar a demanda.
  • Fácil adaptación al ritmo de crecimiento del negocio. Las empresas pueden contratar planes más pequeños al comenzar operaciones, que luego crecen en funcionalidad y capacidad a la medida de lo que necesitan.
  • Flexibilidad y movilidad. El teletrabajo viene ganando terreno. El profesional se conecta a la nube de la empresa desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo, comparte contenidos, se gestionan proyectos.
  • Almacenamiento y actualización. Los sitios de almacenamiento en la nube están sincronizados con todos los equipos, con lo cual la actualización del estatus de los proyectos es a tiempo real. Se ahorra tiempo y dinero.
  • El negocio se focaliza en generar ganancias. Con la computación en la nube, un proveedor externo se encarga de ciertas funciones, lo que permite contar con recursos en tecnologías críticas para el negocio. El esfuerzo se concentra en conseguir las ganancias.
  • Mejora la concentración de los usuarios. Mientras se trabaja en internet, es común tener varias páginas abiertas. Es fácil distraerse. Pero hay aplicaciones que ayudan a todos a lograr los resultados esperados.
  • Integración de tareas y funciones. Los equipos de trabajo se integran a través de aplicaciones de gestión de tareas o comunicaciones. Las aplicaciones, a su vez, se integran y complementan entre si, potenciando sus bondades.

 

Cloud Computing ¿es lo que necesito?

En la última edición de Next, el evento de nube más grande de Google del mes de julio de 2018, la compañía anunció que sus servicios de nube –Google Cloud y G Suite- han captado clientes como eBay, Nielsen y Target; los cuales se suman a una cartera que ya incluye a HSBC, The New York Times, Latam Airlines, 20th Century Fox, Genesys y Stanford.

Sin embargo, Google no es la primera. Amazon Web Service es la primera empresa de servicios en la nube. En segundo lugar está Azure de Microsoft. Pero no están solos. IBM, SAP y Oracle también están ofreciendo servicios en la nube, cuya comercialización les está generando importantes dividendos.

Son muchas las corporaciones que están aprovechando de los servicios de cloud computing que ofrecen estos gigantes de la tecnología. Pero también un nuevo emprendedor o una pyme pueden ver beneficiada su productividad con este tipo de recursos.

Nuestras aplicaciones favoritas

Toma nota de estas opciones y evalúa cuál funciona para ti y tu negocio:

  • Almacenamiento: Google Drive, Dropbox, One Drive.
  • Nube privada: Tonido, FuguHub, ownCloud, Seafile.
  • Nube híbrida: Cloud at Customer de Oracle, Azure Stack de Microsoft,
  • Comunicaciones y espacios de trabajo: Slack, Hangout, Workspace, Skype.
  • Gestión y seguimiento: Trello, Flowsme, Microsoft Dynamics CRM, Asana.
  • CRM: Salesforce.
  • CMS: WordPress.
  • Marketing y SEO: Mailchimp, Unbounce, InsightSquared Analytics, Google Analytics, Yoast.
  • Manejo administrativo: QuiksBook, Xpenditure.

En Cloud computing o computación en la nube hay miles de aplicaciones. Es cuestión de evaluar qué es lo que mejor se adapta a tu modelo de negocio, tu presupuesto y tus necesidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *